El primer paso fundamental cuando decidimos crear una marca es ponerle un nombre; este proceso se conoce como naming. La elección del naming no es un proceso meramente creativo, si no que también tiene que basarse en razones objetivas para su elección. El naming de una marca es un reflejo de lo que quiere transmitir a su público: sus valores, su espíritu. Es por ello que este proceso es fundamental en la creación de una marca sólida, puesto que va a marcar toda su trayectoria en el mercado. De su elección también depende el posicionamiento en la mente del cliente. Un nombre sencillo y fácil de recordar ayudará a que el cliente asocie la marca rápidamente en su mente por delante de otras del mismo sector.

 

La importancia de elegir un buen naming

Como veis, elegir un correcto nombre de marca es crucial antes de comenzar con el diseño de la identidad visual de la marca. Por eso, si habéis pensado en formar vuestra propia marca, ya sea personal o profesional, quedaros a leer el artículo para saber qué tenéis que hacer para elegir el nombre que mejor defina a vuestra marca.

 

Análisis previo de la marca

Antes de comenzar cualquier tipo de negocio se debe hacer un análisis previo de definición de la marca para poder enfocar mejor el camino a seguir y lograr nuestros objetivos empresariales sin invertir nuestros esfuerzos en vano. Aquí te dejo unas preguntas que deberías hacerte, previamente a escoger el mejor nombre para tu marca.

  • ¿Qué tipo de productos o servicios quieres vender? Muchas marcas incluyen un guiño a los productos o servicios que quieren ofrecer en su propio naming. Esto es muy útil para que nuestro cliente potencial sepa rápidamente los productos y servicios que ofrecemos.

    EJEMPLO: La marca de velas My Jolie Candle. Incluye la palabra candle -vela en inglés-, de forma que sin ni siquiera ver su logo o identidad de marca sabemos que es una tienda de velas. La palabra jolie en francés, además de por su significado -bello-, por el idioma utilizado nos recuerda a un producto elegante y con clase.

  • ¿Cuál es tu público objetivo? El naming es la primera toma de contacto con tu público, por lo que es muy importante que entiendan su significado y su idioma. Si tu público objetivo está incluido en el mercado español, ¿pondrías a tu marca un nombre ruso, por ejemplo? ¿No crees que esto impediría que tu marca conectara con tu target?
  • ¿Con qué nombres se diferencia la competencia? Además de ayudarnos a tomar ideas, analizar a la competencia nos puede ayudar a conocer las tendencias en los nombres de marca de nuestro sector. Por ejemplo, en mi caso, escogí poner ‘Studio’ junto a mi nombre de marca ‘Designella’; numerosas empresas de mi sector utilizan esta muletilla, ya que es muy representativa del trabajo que hacemos. Es usual encontrar numerosos estudios de branding y marketing online con dicha muletilla, y también aporta un toque más profesional.
  • ¿Qué valores representa tu marca? ¿Con qué adjetivos definirías su espíritu? Si en tu marca predomina el interés por el cuidado del medio ambiente, es muy típico incluir en el propio nombre de marca palabras o adjetivos relacionados con este tema.

    EJEMPLO: La cadena de restaurantes Honest Greens (¡mi restaurante favorito en España, por cierto!). Su claim es ‘Real Food, Real People’. Utilizan ingredientes proporcionados por artesanos locales mediante agricultura sostenible, dando lugar a una carta llena de platos de comida real y saludable. Tiene bastante lógica que hayan incluido la palabra ‘Greens’ (verde en inglés) en su nombre, ¿verdad?
    Además, en sus locales se puede ver todo el proceso que llevan en la cocina hasta que emplatan la comida. Esta política de transparencia que muestran ante sus clientes hace referencia a la palabra ‘Honest’ (honesto en inglés) en su nombre de marca o naming.

El proceso creativo de construcción de nombres

Si ya hemos analizado bien los puntos clave de nuestra marca, ¡es hora de ponerse manos a la obra con el proceso creativo!
Utilizando algunos recursos de construcción sintáctica de palabras podemos escoger varios nombres que nos gusten para nuestra marca, que posteriormente deberán seguir un filtrado para escoger el nombre ideal.

Tipos de construcciones sintácticas

  • Descriptivas: El nombre de marca define claramente o incluye una pequeña descripción del producto o servicio que se ofrece.
    Ejemplo: The Sneaker One, tienda de zapatillas (sneakers),
  • Neologismo: El nombre nace a partir de la unión con otras palabras
    Ejemplo: (Bocadelia, Boca+Delicioso)
  • Abstracto: El nombre es inexistente previamente y nace de la imaginación de su creador.
    Ejemplo: Kukuxumusu, la famosa tienda de camisetas ilustradas y nombre casi impronunciable, pero que al mismo tiempo todos recordamos por ser diferente.
  • Sugerente: El nombre hace referencia a la cualidad y diferenciación que aporta esa marca en el sector.
    Ejemplo: Carrefour Express
  • Evocativo: La raíz de la palabra nos sugiere una descripción de los valores de la marca o sus servicios.
    Ejemplo: Funidelia, tienda de disfraces (la raíz sería la palabra ‘Fun’, que nos sugiere una marca divertida).
  • Asociativo: El nombre describe la marca de forma conceptual.
    Ejemplo: Champion

 

Normas básicas a tener en cuenta para escoger un nombre de marca efectivo

Si ya hemos escogido el nombre de marca que más se ajuste a nuestra idea de negocio, es esencial comprobar si es un nombre eficaz y fácil de recordar por nuestros clientes.
Todos los nombres de marca deben cumplir una serie de requisitos, algunos en relación al lenguaje, y otros más técnicos y razonables como comprobar si ya existe el nombre de marca antes de registrarlo.

  • Distinción y notoriedad: Tu nombre de marca debe destacar entre la competencia, debe ser fácil de distinguir por tu público objetivo.
  • Sonoridad: El nombre tiene que ser fácil de pronunciar.
  • Apariencia: La palabra tiene que verse igual de bien tanto escrita como pronunciada.
  • Fácil de recordar: Si es un nombre fácil de recordar la marca se posicionará más rápido en la mente del consumidor.
  • Coherencia y credibilidad: El nombre tiene que tener una cierta correlación con los valores de la marca.
  • Flexibilidad: Un nombre de marca flexible permite extenderse fácilmente a otras submarcas para que sea igual de efectivo.
  • Connotaciones negativas: Es muy importante que la palabra escogida NO tenga algún significado que pueda resultar malsonante (insultos, palabrotas, etc.)
  • Registrable: Para inscribir un nombre en el registro de marcas y patentes debe ser único y original y no estar registrado previamente.

 

Con todos estos trucos que te he dado seguro que te será mucho más sencillo poder elegir un nombre de marca efectivo para poder comenzar con tu negocio. El siguiente paso será crear tu identidad visual. Si necesitas ayuda ya sabes que puedo ayudarte a crear un branding único e irrepetible. ¡Junt@s haremos que tu marca sea inolvidable!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies